Vacunan a exintendente imputado y con arresto domiciliario

Día a día se reportan denuncias de familiares de pacientes encamados que se habían registrado a inicios de abril de este año para recibir la vacunación antiCOVID en sus domicilios, sin recibir hasta ahora la visita de los vacunadores. Este no fue el caso del exintendente de San Juan Bautista del Ñeembucú, de 61 años de edad, quien tiene arresto domiciliario en la causa que afronta por un presunto daño patrimonial de casi G. 1.300 millones durante su gestión.

Fabio Pablino Rojas Fernández, exintendente de San Juan Bautista de Ñeembucú
Fabio Pablino Rojas Fernández (61), exintendente de San Juan Bautista de Ñeembucú. Fue vacunado en su casa.Gentileza

Fabio Pablino Rojas Fernández (PLRA), exitendente de la ciudad de San Juan Bautista del Ñeembucú, imputado por lesión de confianza y quien estuvo prófugo de la justicia en 2015, recibió la vacuna contra el COVID-19 el pasado 15 de abril en su vivienda, aunque en la planilla del Ministerio de Salud figura que la inmunización fue en el Hospital Regional de Pilar. El político liberal actualmente cuenta con arresto domiciliario mientras dure el juicio en su contra.

De acuerdo a los datos del Ministerio de Salud, Rojas Fernández, de 61 años, fue inmunizado con una dosis de Covaxin.

El mismo figuraba en 2018 como miembro suplente en la Junta Municipal de la ciudad de San Juan Bautista del Ñeembucú.

Pobladores de la ciudad, que prefirieron guardar su identidad, afirmaron a ABC Color que Rojas se encuentra con problemas de salud en su domicilio en la ciudad de San Juan Bautista del Ñeembucú. “Hasta donde sé, los problemas judiciales siguen, pero él está en su casa, enfermo”, señaló uno de los pobladores.

Así también, el actual intendente de la ciudad, Marcial Torres, confirmó que Rojas se encuentra en su domicilio. “El quedó semiparalítico y está encamado en su casa”, indicó. Por otro lado, afirmó que ya no figura en la función pública.

Por su parte, el director de la Duodécima Región Sanitaria, Aníbal Espínola, confirmó que Rojas fue vacunado debido a que se trata de una persona encamada. “Actualmente él es una persona que está en cama a causa de un accidente cerebrovascular, que sufrió hace seis meses. Ese es el motivo por el que se vacunó y tiene 61 años”, indicó.

Cabe recordar que actualmente la vacunación está habilitada para mayores de 75 años de edad, que deben acudir a los centros vacunatorios del Ministerio de Salud, y para personas mayores de 60 años con problemas de movilidad (encamados), quienes deben recibir la dosis antiCOVID en sus casas.

En general, el sistema de vacunación a los encamados es considerado el más deficitario, ya que centenares de personas que se anotaron para recibir el servicio hace ya más de dos semanas no han siquiera recibido el mensaje que confirma el agendamiento de una visita. Según el director del Programa Ampliado de Inmunizaciones, Héctor Castro, este déficit existe, pero principalmente en la capital del país y el departamento Central.

ABC Color intentó contactar con Rojas Fernández al número de teléfono cuya terminación es 574 para conversar sobre la dosis que recibió y su situación judicial, pero el mismo estaba apagado.

Le otorgaron medidas sustitutivas a la prisión

En setiembre de 2015, la Fiscalía había emitido una orden de captura contra Rojas Fernández, luego de una investigación que determinó irregularidades en su gestión, por un daño patrimonial de un total de G. 1.266 millones correspondientes al ejercicio 2013.

De acuerdo al informe fiscal de aquel entonces, concejales municipales habían presentado una denuncia ante el Ministerio Público, en la que se mencionaba numerosas irregularidades en su administración. La Fiscalía constató que las cuentas bancarias de la municipalidad en los bancos de plaza habían sido prácticamente vaciadas.

Finalmente, a finales de setiembre de 2015, tras comparecer ante el juez penal de garantías, Charles Duré Verza, le fueron impuestas medidas sustitutivas a la prisión preventiva, que incluyen el arresto domiciliario y la prohibición de ingresar al recinto municipal, además de una fianza de G. 700 millones.

Suplicio de una abuela

Una usuaria de las redes sociales publicó ayer un descargo sobre las evidentes diferencias que hacen las autoridades entre los paraguayos. Inscribió a su abuela para ser vacunada en su casa ya que se encuentra encamada, pero desde el Ministerio de Salud no le dieron respuestas.

Tuvieron que ingeniarse para movilizar a la anciana para llevarla al vacunatorio mientras otras personas, como la exsenadora Mirta Gusinky, gozan de privilegios solo por ser de la clase política vinculada al poder. A juzgar por los hechos, en nuestro país hay ciudadanos de primera y de segunda categoría, reclaman los internautas.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05