Pedido de auxilio del país por fracaso de Covax fue ignorado por OPS y OMS

Ante el fracaso de Covax, que recibió US$ 6 millones pero no entregó las vacunas anticovid prometidas, el ministro de Salud, Julio Borba, afirma haber pedido “auxilio” a la OPS y la OMS, que tampoco respondieron. Ahora buscan rescindir el contrato y recuperar parte del dinero.

Hace una semana y luego de  larga espera, llegó al país el primer lote de 4.000 vacunas Sputnik V para inmunizar a 2.000 personas.
Por incumplimiento del mecanismo Covax, la campaña de vacunación anticovid inició en Paraguay en febrero de 2021, con 4.000 vacunas Sputnik compradas por el Gobierno al Fondo Ruso de Inversión Directa.Archivo, ABC Color

El ministro de Salud, Julio Borba, afirmó que al asumir el cargo, en marzo de 2021, atendiendo que no llegaban las vacunas contra el covid-19 que el Mecanismo Covax se había comprometido a enviar, fue a pedir ayuda a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, ambas instancias desoyeron la necesidad de dosis que había en Paraguay, mientras los decesos a causa de la enfermedad aumentaban por docena.

Pedí auxilio tanto a OPS, a la doctora Carissa Etienne, como a la OMS, para que nos ayudaran para salvaguardar la situación, considerando que habíamos recibido muy pocas dosis hasta ese momento”, señaló Borba. La respuesta que le dieron, empero, fue “muy superficial, que iban a intentar, que iban a ver la forma, pero realmente no tuvimos la respuesta que queríamos tanto de la OPS como de la OMS”.

El ministro afirma que luego de asumir como parte del consejo ejecutivo de la OMS, “traté de ejercer mayor presión, pero no obtuvimos respuesta”.

Atendiendo que la OMS, la OPS y los administradores de mecanismo Covax no daban respuestas al pedido del país, el Gobierno debió recurrir a la compra directa de dosis, negociadas directamente con las farmacéuticas.

Planteado por la OPS, OMS y otras organizaciones, el mecanismo Covax pretendía garantizar, una vez autorizadas las vacunas contra el covid que se estaban probando, que todos los países recibieran dosis de maneras equitativa. Sin embargo, resultó un fiasco.

Para ser parte del mecanismo, y cumpliendo con la existencia de la OPS, el Gobierno remitió a la cuenta de la organización, en Estados Unidos, casi G. 48.000 millones (US$ 6 millones) el 1 de octubre de 2020. A cambio de esta “prima de acceso”, el mecanismo debía garantizar al país la provisión de 4.279.800 dosis, pero solamente envió 1.093.200, por las cuales el país fue pagando a medida que arribaban y que además comenzaron a llegar recién cinco meses después, el 19 de marzo, en pequeñas cantidades.

Ahora Salud Pública quiere rescindir acuerdo y recuperar parte de los US$ 6 millones. Según el contrato, esta prima es irrecuperable, ya que con parte de ese dinero se realizarían pagos adelantados por vacunas que podrían no tener éxito.

Pelearán la devolución del dinero, aseguran

El asesor jurídico del Ministerio de Salud, Gustavo Irala, explicó que en el costo de las vacunas recibidas mediante Covax, hubo descuentos realizados de la prima de US$ 6 millones, aunque no tiene el monto preciso descontado. El resto, asevera, insistirán en recuperar.

“Nosotros vamos a pelear por la devolución del dinero porque no recibimos las vacunas. Si bien es cierto que esa cláusula (de la prima de acceso) habla que no es reembolsable, no tenemos ninguna notificación que alguna vacuna que Covax haya hecho el pago inicial, no haya sido autorizada”, indicó Irala.

El abogado dijo también que hace unos dos meses enviaron el planteamiento para la rescisión del contrato de mutuo acuerdo, pero aún no se recibió respuesta. “Si no estamos de acuerdo, nosotros queremos llevar la terminación del convenio a otro ámbito, al de la terminación del convenio por causas imputables al mecanismo”, afirmó el abogado.

Irala aseveró además que con los US$ 38 millones que el exministro de Salud Julio Mazzoleni autorizó usar para comprar vacunas mediante Covax, se fue pagando el millón de dosis recibido.

No hubo objeción de contralores

Incluso cuando existían cuestionamientos puntuales hacia las decisiones del Ministerio de Salud, los miembros de la Comisión Especial de Supervisión y Control de Compras Covid-19 (CESC) no se opusieron a los pagos que el Ministerio de Salud y el gobierno de Mario Abdo Benítez realizaron al mecanismo Covax para acceder a vacunas contra el coronavirus.

Una nota enviada el 23 de setiembre de 2020 por la CESC al entonces ministro de Salud, Julio Mazzoleni, muestra que a sus miembros no les quedaba claro por qué el Gobierno subía su apuesta por Covax, y en vez de comprar vacunas para el 20% de la población, cerraba trato para llegar al 30% de la población.

Tampoco era claro por qué se había decidido el tipo de compra comprometida, y no el otro tipo de oferta planteado por la OPS. Con todo, emitieron su “no objeción” al pago de una prima que en principio era de US$ 4 millones, pero quedó en US$ 6.847.680.

En febrero de 2021, cuando ni una sola vacuna había llegado aún al país mediante Covax, la CESC emitía su “no objeción” a la liberación de otros US$ 38 millones como “garantía financiera”.

Coordinaba la CESC el entonces ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio. Eran miembros, el ministro de la Senac, René Fernández; el ministro del MUVH, Carlos Pereira; la ministra de Senad, Zully Rolón; el ministro de Seprelad, Carlos Arregui; y el ministro de Auditoría General del Poder Ejecutivo, Luis Cardozo.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.