El “hermano del alma” Darío Messer y el escándalo del avión terrorista

Darío Messer, “hermano del alma” del expresidente Horacio Cartes, movió ingentes cantidades de dinero en Paraguay durante el mandato de su amigo sin ser molestado. En mayo pasado, un avión vinculado a organizaciones terroristas vino a nuestro país para llevar cigarrillos fabricados por la tabacalera del exmandatario.

El condenado por lavado de dinero Darío Messer (der) junto a su “hermano del alma” Horacio Cartes.
El condenado por lavado de dinero Darío Messer (der) junto a su “hermano del alma” Horacio Cartes.Archivo, ABC Color

Lavó millones en Paraguay sin que nadie lo molestara

La noticia sacudió a varios países temprano en la mañana del jueves 3 de mayo de 2018. La justicia de Brasil había emitido órdenes de captura a nivel internacional para medio centenar de cambistas involucrados en el caso Lava Jato, el mayor escándalo de corrupción de los últimos cien años en América Latina.

En la larga lista de personas buscadas, el nombre de un hombre en particular llamó la atención en Paraguay, el de Darío Messer. El hombre señalado como el “cambista de todos los cambistas” por la justicia brasileña llevaba años residiendo tranquilamente en territorio paraguayo, donde el mismísimo presidente de la República, Horacio Cartes, lo señalaba como su amigo, su “hermano del alma”.

Y los llamativos “errores” por parte de las instituciones paraguayas iniciaron esa misma mañana.

Mientras la Policía de otros países como Brasil y Uruguay realizaban allanamientos simultáneos para dar con los involucrados en el caso Lava Jato, la oficina paraguaya de Interpol no se daba por enterada del pedido del vecino país.

La justicia paraguaya tardó 24 horas en emitir una orden de detención contra Messer y la Fiscalía y la Policía tardaron otras 24 horas para realizar el primer único allanamiento para buscarlo.

Messer armó en nuestro país un esquema de lavado de dinero con compras de tierras y de ganado. Es considerado el “doleiro de doleiros” (cambista de cambistas) y está involucrado también en el escándalo de corrupción del Brasil conocido como el Lava Jato, con pedido de extradición de la justicia brasileña.

En Paraguay, desde 2011, Messer creó al menos cuatro empresas: Chai SA, Matrix Realty SA, Mazal Group SA y Gramonte SA. Inclusive, en varias de esas empresas tenía como socio al primo del presidente de la República, Juan Pablo Jiménez Viveros, y a la madre de este, Juana de Jesús Viveros Cartes.

Informe cajoneado

En mayo de 2019 el Senado remitió las conclusiones de la investigación realizada por una Comisión Bicameral de Investigación (CBI) a la Fiscalía. En ellas se advertía al Ministerio Público la responsabilidad de 17 personas, casi todos funcionarios, que le facilitaron a Messer su actividad delictiva.

En 572 páginas se detallan los vínculos del “doleiro” con el expresidente Horacio Cartes (ANR) a quien, según testimonios, ayudó inclusive para las elecciones de 2013. Se destaca también la falta de control de las autoridades y entidades que permitieron a Messer operar por años con dinero de dudoso origen.

El documento recordaba que el expresidente Cartes fue vinculado al esquema directamente por un testigo clave del caso Lava Jato en Brasil

Caso Seprelad, cajoneado

Ignorar el manual de la institución, cajonear durante más de un año y adulterar un informe oficial remitido a la Fiscalía. Estas son tan solo algunas de las irregularidades que se habrían cometido en la Seprelad durante la administración de Óscar Boidanich, quien respondía directamente al expresidente Horacio Cartes.

Con Boindaich al frente, la Seprelad ignoró las alertas sobre el doleiro Darío Messer y hasta habría modificado un informe para borrar del mismo la relación del brasileño con Cartes, su “hermano del alma”.

La adulteración y el cajoneo fueron confirmados por funcionarios y exfuncionarios de la propia Seprelad ante la CBI durante su comparecencia en 2019.

Tripulación ligada a terrorismo vino para llevar sus cigarrillos

Un avión iraní-venezolano Emtrasur con una tripulación integrada por 18 personas (11 venezolanos y 7 iraníes) estuvo en nuestro territorio entre el 13 y el 16 mayo último para llevar casi 80 toneladas de cigarrillos de la marca Ibiza, producidos por Tabacalera del Este SA (Tabesa), propiedad del “significativamente corrupto” para EE.UU, Horacio Cartes. Este viaje levantó alertas de la Secretaría Nacional de Inteligencia (SNI) debido a la vinculación de algunos de los tripulantes con organizaciones sindicadas como terroristas por EE.UU.

Una alarma paraguaya permitió que la aeronave sea retenida el 8 de junio pasado en Ezeiza (Argentina). La Justicia del vecino país amplió su investigación y encontró a través de un informe del FBI que efectivamente uno de los miembros de la tripulación -que también vino a llevar cigarrillos de Tabesa- estaría ligado al terrorismo.

Se trata de Gholamreza Ghasemi, miembro de las Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní y Hezbollah. Esta documentación del FBI sirvió a la Fiscalía argentina para imputar a Gholamreza Ghasemi y a otros por presuntos hechos de terrorismo, su organización o financiamiento.

Denuncia ninguneada

Mientras en el vecino país a la alerta paraguaya se le dio importancia acá el Ministerio Público, a cargo de Sandra Quiñónez, menoscabó la denuncia presentada por la Secretaría Nacional Anticorrupción (Senac) por supuestos hechos punibles de asociación terrorista y financiamiento del terrorismo.

El ente estatal en su denuncia adjuntó documentos sobre el sospechoso arribo de la aeronave, atendiendo que se trataba de operación antieconómica del flete, cuyo valor de la carga no superada los US$ 760.000, mientras que el movimiento del avión y el llamativo número de tripulantes demandaba una inversión similar. La Senac, igualmente, hacía un detallado relato sobre una presunta simulación de compra entre empresas de un mismo dueño.

Esto, haciendo referencia a que la factura de Tabesa por la venta de casi 80 toneladas de cigarrillos describía como comprador final a Tabacos USA, que tiene nuevamente como accionistas principales a Horacio Cartes y su hermana Sarah Cartes.

El presidente de Tabesa, José Ortiz, en reiteradas ocasiones confirmó que el comprador final era el responsable del flete del avión. Sin embargo, para deslindar responsabilidad en el arribo del avión con vínculos terroristas habló de que, en este caso, el consignatario final -que según el mismo comprobante- era Tabacal Free Zone, de Aruba, era la responsable.

Los detalles de Anticorrupción asimismo indican que Tabacal Free Zone es propiedad del clan Mansur, cuyos integrantes fueron señalados años atrás por supuestamente estar vinculados al contrabando de cigarrillos y lavado de dinero en Centroamérica.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.