Pese a lluvia de críticas, Gobierno insiste en “abrir canilla” de Petropar

El Gobierno de Mario Abdo Benítez se ratifica en su intención de bajar el precio de combustibles de Petropar mediante una ley que cree un “fondo transitorio”, que amortigüe “promociones” con dinero del Fisco. Así, insiste en otorgar subsidios en época electoral, pese a las críticas de gremios empresariales y la ciudadanía, tras amenazas de camioneros de nuevas protestas.

Camioneros volvieron a amenazar con movilizaciones por la baja de combustibles de Petropar. Esta vez, anunciaron que llegarán a Asunción, hasta una de las sedes del evento “Juegos Odesur”.
Camioneros volvieron a amenazar con movilizaciones por la baja de combustibles de Petropar. Esta vez, anunciaron que llegarán a Asunción, hasta una de las sedes del evento “Juegos Odesur”.

Ante la amenaza de camioneros de volver a movilizarse en Asunción, esta vez durante el desarrollo del evento deportivo “Juegos Odesur”, para exigir la disminución de los precios de combustibles de Petropar, el Gobierno del presidente Mario Abdo Benítez insistirá en concretar esas rebajas mediante subsidios.

El proyecto de ley fue presentado al Congreso el lunes último, de la mano de los senadores liberales José “Pakova” Ledesma y Carlos Zena. Apunta a utilizar dinero presupuestado como aporte intergubernamental de Petropar al Fisco. Se trata de más de G. 54.000 millones (US$ 8 millones).

Dicha intención del Gobierno la confirmó el ministro del Interior, Federico González, en conversación con ABC. El vocero del Gobierno en este tema puntualizó que el subsidio es la única manera de concretar la rebaja de G. 560 por litro del diésel tipo III y de la nafta 93 octanos del emblema estatal, acordada con los camioneros la semana última.

Tras la presentación del proyecto de ley de subsidios a productos de Petropar, empresa pública salpicada históricamente por hechos de corrupción, numerosos gremios empresariales expresaron su rechazo contundente a la propuesta, así como a otras iniciativas parlamentarias que se están impulsando y que también perjudicarán enormemente las finanzas públicas. Algunos de ellos fueron la Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco), la Federación de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Fedemipymes), Centro de Importadores del Paraguay (CIP), Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Paraguay (CNCS), Cámara Paraguaya de Supermercados (Capasu), Unión de Gremios de la Producción (UGP), Cámara de Centros Comerciales del Paraguay (CCCP), Cámara de Distribuidores de Automotores y Maquinarias (Cadam), Federación de la Producción, la Industria y el Comercio (Feprinco).

El empresariado paraguayo coincidió en el temor de que se “abra la canilla” para utilizar recursos del Estado y en plena época electoral. Además, analistas económicos advierten que se tratará de una baja artificial de precios mediante la intervención estatal, que alterará el mercado y generará competencia desleal, desaliento a las inversiones y otros flagelos.

Gremios y economistas resaltaron la necesidad de transparentar la estructura de costos de Petropar, recortar gastos y optimizar la gestión de la petrolera estatal, que hoy está a cargo de Denis Lichi (precandidato a Gobernador de Cordillera).

“El subsidio siempre es malo y perjudicial, porque esa reducción de precio de combustibles de Petropar no se va a reflejar en la disminución de precios de productos y servicios del mercado”, alertó por ejemplo Luis Tavella, representante de las mipymes. Destacó que no tiene lógica el sacrificio fiscal, ya que los precios locales están estables hace más de 60 días. “Este panorama implica que las empresas y los transportistas ya ajustaron sus precios y el resultado de esto se refleja en la inflación de dos dígitos”, argumentó Tavella.

Sobre el punto, el ministro del Interior respondió que el objetivo es brindar un alivio a la ciudadanía ante los altos precios internacionales del combustible y la logística que implica que el producto llegue al país.

“Lógicamente, cada uno ve de acuerdo a sus intereses, donde nada es verdad ni todo es mentira, depende del cristal con que se mira”, dijo González. Añadió que el Gobierno no tiene margen de maniobra, ya que no maneja los precios y tampoco puede establecer los precios internacionales.

Comentó que se descartó una mayor reducción el Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), porque su impacto a la recaudación de Hacienda sería de US$ 40 millones.

Teniendo en cuenta que en días más ya será octubre, mes en el que se espera una reducción de costos de Petropar y una disminución del precio al consumidor, ¿de igual manera se apuesta al subsidio?, se le preguntó al ministro. Respondió: “Sí. Es mucho mejor bajar, por ejemplo G. 500 por litro que G. 200, con un sólo mecanismo. El Gobierno está buscando todas las opciones para llegar al ciudadano, para tener un precio más accesible que los actuales”, dijo.

“El Gobierno no va permitir”

En cuanto a la nueva amenaza de los transportistas de llegar hasta la zona de los Juegos Odesur, recalcó que el Gobierno no va a permitir que se vea amenazado el normal desarrollo del evento que convoca a atletas de la región y a 15.000 turistas.

“Los Juegos Odesur son la oportunidad de presentar todo lo bello de Paraguay y mostrarnos al mundo. Tratar de manchar la imagen del país no es lo correcto. Si ellos (los transportistas) están en esa posición y es lo que quieren hacer, sencillamente digo que el Gobierno no lo va a permitir, porque no corresponde”, subrayó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.