Estado paraguayo incumple condena internacional

Los indígenas Sawhoyamaxa fueron desalojados de sus tierras ancestrales e hicieron una demanda internacional. La Corte Interamericana de DD.HH. condenó a Paraguay por este hecho.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/7UKIFQJPSBHUHLWJGFTDQZEHUQ.jpg

La sentencia es de 2006 y ordena al Estado paraguayo a reparar el daño causado a la comunidad indígena, que fue expulsada de sus tierras hace 23 años.

En ella, se pide que se garantice la vida y la seguridad de todos los integrantes de la tribu. En otra parte, la Corte Interamericana es clara al señalar que las tierras en litigio le corresponden, por derecho, a los Sawhoyamaxa.

Sin embargo, desde la sentencia internacional pasaron siete penosos y largos años sin que los indígenas puedan volver a sus tierras. El Estado paraguayo desoyó que la Corte Interamericana puso un plazo máximo de tres años para la entrega física de las tierras a sus dueños.

PUBLICIDAD

Las tierras, que tienen una extensión de 14.404 hectáreas y están ubicadas en el departamento de Presidente Hayes entre los kilómetros 370 y 390 de la ruta Rafael Franco, actualmente están siendo ocupadas por el ciudadano alemán Heribert Roeder, quien dice ser el dueño de esa tierras y que planteó ante la justicia un pedido de desalojo de los indígenas.

Una comisión de varias organizaciones de Derechos Humanos se movilizó para evitar que esta demanda prosiga. 

Incluso hubo una reunión con el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, para evitar la demanda.

PUBLICIDAD

El fiscal general señaló que desde la Fiscalía se realiza un constante seguimiento del caso, para que se precautelen y se garanticen los derechos de la comunidad indígena.

Heribert Roeder, propietario de las 14.400 hectáreas ubicadas dentro del territorio ancestral de la comunidad Sawhoyamaxa, le hizo una oferta al Estado paraguayo para vender esas tierras y que puedan ingresar nuevamente los nativos.

Sin embargo, el precio que puso el ciudadano alemán a sus tierras es de US$ 39.600.000 (unos G. 168.300.000.000). La cifra, según la ministra de Justicia y Trabajo, María Lorena Segovia, es excesiva, por lo que se rechazó la posibilidad de la compra. 

Mientras todas estas negociaciones se hacen y no se llega a un acuerdo, los únicos perjudicados son los nativos de la comunidad Sawhoyamaxa, quienes hace 23 años viven a la vera de la ruta, pese a tener una sentencia a su favor.

El Estado paraguayo hace caso omiso a la sentencia internacional que tiene y las más de 100 familias indígenas siguen esperando justicia.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD