Más de 40.000 afectados en el rubro de eventos: “Vivimos en una dictadura, somos perseguidos”

Inocencia Cardozo, de la asociación de organizadores de eventos, resaltó que actualmente son más de 40.000 personas las afectadas por las restricciones vigentes y la situación sigue empeorando. “Estamos todos con hambre, somos perseguidos, estamos viviendo de vuelta una dictadura”, lamentó.

Los gastronómicos y de eventos no solo se manifestaron vía redes sociales, sino que también se movilizaron sobre la avenida Mariscal López el último viernes para reclamar por las restricciones.
Los trabajadores gastronómicos y de eventos se movilizaron sobre la avenida Mariscal López la semana pasada, para repudiar las restricciones.Archivo, ABC Color

La representante del gremio recordó que del rubro de eventos forman parte los mozos, floristas, decoradores, cocineros, DJ, animadores y mucho más. Añadió que, según una estimación, son alrededor de 40.000 personas las afectadas por las restricciones de la pandemia, pero ella cree que el número es incluso mucho más alto.

Contó que en una temporada organizaron ollas populares, pero luego de un tiempo ya no tuvieron fondos para cubrir los alimentos, por lo cual ni siquiera eso pueden hacer actualmente. “Estamos todos con hambre, somos perseguidos, estamos de vuelta en la dictadura”, enfatizó.

Lamentó que el Gobierno sea tajante solo con unos rubros, pero mientras tanto los transportistas siguen manejándose con impunidad, se hacen muchas fiestas clandestinas y hasta actos políticos con una importante cantidad de personas presentes.

“Los de eventos somos marginados… Nosotros que cuidamos todos los protocolos y toda la pandemia nos pasamos estudiando, enseñando a nuestros empleados, hicimos de todo para poder cuidar nuestro trabajo, prácticamente nos especializamos también en salud”, expresó.

Dijo que con 25 presentes no pueden movilizar toda la estructura porque cada evento necesita al menos 10 personas trabajando y anteriormente ganaban entre G. 200.000 y G. 400.000 por cada jornada, pero con esa cantidad de invitados ahora apenas les alcanza G. 100.000 o G. 200.000 a cada uno. “Así nadie quiere trabajar”, acotó.

Adelantó que están hablando con algunos abogados para ver qué salida legal tienen y si pueden apelar el decreto presidencial y así recuperar la libertad para trabajar. Así también, se encuentran organizando una nueva movilización para protestar contra las medidas restrictivas.

Cabe recordar que el rubro de eventos actualmente está habilitado para operar pero con un número reducido, dependiendo de la ciudad y del espacio físico, si es abierto o cerrado. Los afectados destacan que con el anuncio del decreto y el colapso sanitario, todos los eventos programados fueron directamente cancelados, pues las personas ni quisieron arriesgarse a cambiar de fecha por si el Gobierno decida ampliar la vigencia del decreto.

Además de este gremio, también se ven sumamente afectados los trabajadores del sector gastronómico y bares, quienes registraron un alto número de suspensiones laborales y cierres temporales o hasta permanente por la restricción horaria, que impide solventar todos los costos operativos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD