Medidas económicas en Paraguay: alcances y desafíos

Este año se presentaba con buenas perspectivas. Hasta inicios de 2022, las proyecciones del BCP estaban ancladas a una expansión económica del 3,7%. Sin embargo, la sequía volvió a incidir de manera importante y negativa en la campaña agrícola 2021/2022, impactando en toda la cadena vinculada al sector y en proyecciones de crecimiento. A la situación se sumó el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, que terminó por agravar los indicadores socioeconómicos. Los citados factores empujaron al BCP a realizar una revisión de las perspectivas, ubicando el crecimiento esperado en solo 0,2%.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/U2EVWBVLUFBBBNB2TSBJUQRP3Y.jpg
GENTILEZA

En los últimos cuatro años, Paraguay experimentó una serie de condiciones adversas que afectó de manera significativa el funcionamiento de la economía con sus consecuentes impactos en todas las esferas. En 2019, la sequía, primero, afectó la producción agrícola y de energía eléctrica. Luego, las fuertes lluvias provocaron inundaciones y desplazamientos repercutiendo en la producción ganadera y en el sector construcción. La inestabilidad climática había llevado a la economía a una contracción de 0,4%.

El confinamiento y otras medidas restrictivas, así como la alta incertidumbre, frenaron gran parte del funcionamiento económico del país durante el 2020. La situación provocó una caída de 0,8% del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre de 2020. Los sectores de la construcción, la agricultura, y en parte la ganadería, mitigaron la desfavorable situación durante el primer año de la crisis sanitaria. Para el 2021, el segundo año de la pandemia, la economía paraguaya experimentó el efecto rebote con una expansión de 4,2%, de acuerdo con datos preliminares del Banco Central del Paraguay (BCP). El crecimiento estuvo motorizado por desempeños favorables de los servicios, las manufacturas y la ganadería. Sin embargo, la reducción interanual de la agricultura, la generación de energía eléctrica y la construcción, habían atenuado la expansión de la actividad económica (Informe del BCP).

Este año se presentaba con buenas perspectivas. De hecho, hasta inicios de 2022, las proyecciones del BCP estaban ancladas a una expansión económica de 3,7%. Sin embargo, la sequía volvió a incidir de manera importante y negativa en la campaña agrícola 2021/2022, impactando, a su vez, en toda la cadena vinculada al sector y en las proyecciones de crecimiento. A la situación se sumó el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, que terminó por agravar los indicadores socioeconómicos. Los mencionados factores empujaron al BCP a realizar una revisión de las perspectivas, ubicando el crecimiento esperado en 0,2%.

De acuerdo con la banca matriz, la presente revisión se explica en gran medida por una de las sequías más fuertes desde que se tienen registros, y que afectó duramente a la agricultura, ocasionando cuantiosas pérdidas en la cosecha de la soja y otros rubros agrícolas. Además, se contempla el shock generado por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, que conforme al BCP, complica aún más el panorama, causando dificultades logísticas que retrasan operaciones comerciales y limitan la cadena de suministros en las etapas de producción.

¿Qué medidas se presentan ante el complicado escenario?

Recientemente, el Gobierno Nacional dio a conocer las medidas de recuperación económica a ser implementadas desde este segundo semestre del año. El paquete contempla cuatro pilares de asistencia: apoyo social, aspecto impositivo, inversión pública y acciones financieras. En explicaciones oficiales, la serie de acciones que darán continuidad, en este segundo semestre, al Plan de Contingencia implementado desde comienzo del año, apunta a hacer frente y mitigar los efectos negativos causados por el conflicto entre Rusia y Ucrania y que está generando una muy fuerte presión inflacionaria, así como dar un nuevo impulso al proceso de recuperación económica.

A continuación, se describen las principales acciones del plan económico:

- Área social: las medidas apuntan, entre otros objetivos, a asegurar la movilidad de los ciudadanos y el abastecimiento de combustible para lo cual se establece subsidio a pasajeros del transporte público, por ende, mantener el precio del pasaje hasta fin de año. Esta decisión demandará US$ 35 millones de las arcas. Además, quedó dispuesta la ampliación presupuestaria para la compra de combustibles por US$ 273,4 millones, lo que permitirá garantizar el abastecimiento en el país.

Otras de las medidas contemplan la exoneración de intereses de cuotas adeudadas de Essap y ANDE, así como la asignación de recursos por US$ 28 millones para 2.800 soluciones habitacionales y US$ 4,8 millones para el desarrollo de la agricultura familiar campesina, buscando beneficiar a 11.600 productores del país. Igualmente, el fortalecimiento de los programas sociales con más de 17.000 nuevos beneficiarios. Para Tekoporã serán incluidas 2.700 nuevas familias alcanzado a 170.000, más un pago adicional durante el año y 14.700 nuevos adultos mayores llegando a 280.000 personas en todo el país.

- Medidas impositivas: se aplica la reducción de la base imponible del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) para combustibles derivados del petróleo en vigencia desde febrero de este año. Sobre el punto, el ministro de Hacienda, Óscar Llamosas dijo que “si hacemos un recuento desde junio, esto implicó un esfuerzo fiscal de unos US$ 80 millones que el fisco dejó de recaudar, pero entendiendo que la situación de suba de precios ameritaba este esfuerzo por parte del gobierno y del fisco”. A la mencionada medida se suman otras como mantener, por dos meses más (julio y agosto), la base imponible reducida del 5% para rubros y sectores de gastronomía, hotelería, eventos, turismo y alquileres comerciales. Además, de facilidades de pago correspondiente a obligaciones tributarias y suspensión de anticipos para el Impuesto a la Renta Empresarial.

- Inversión pública: en este pilar se busca, de cierta manera, la contención económica con una inyección de US$ 1.110,9 millones: para la vivienda (US$ 31,9 millones), vial (US$ 413,9 millones), agricultura (US$ 15,1 millones). De la misma manera recursos a salud (US$ 82 millones), ANDE (US$ 217 millones), educación (US$ 51,6 millones), entre otras áreas. Con esta importante inyección de recursos contemplados en el Presupuesto General de la Nación 2022 se estima la generación de aproximadamente 50.000 empleos.

En el apartado de inversión pública en el mediano plazo se contemplan importantes proyectos en gestión por US$ 1.080 millones para pavimentación y mejoramiento de determinadas rutas, así como planes vinculados a agua y saneamiento en Ciudad del Este, Presidente Franco, el área metropolitana de Asunción.

- Medidas financieras: dentro de este paquete de acciones se estableció mantener las tasas para préstamos de todos los productos financieros del Banco Nacional de Fomento (BNF), además del fideicomiso BNF-Ministerio de Hacienda por US$ 16,5 millones y que representan alrededor de 1.400 créditos. Las medidas también buscan atender al sector agrícola, productores campesinos y mujeres emprendedoras con tasas de hasta 10%. Para ello, se dispuso una línea de G. 300.000 millones.

En lo que respecta a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPYMES), se dispuso la ampliación para que las garantías cubran créditos con mayores niveles de riesgo.

Se busca también mantener la participación de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) con condiciones crediticias blandas. A decir, plazo de hasta 20 años con garantía hipotecaria y 30 años con garantía fiduciaria. Tasa desde 6,9% hasta 8,9%.

Para el titular de la Federación Paraguaya de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes), Luis Tavella, el plan anunciado por el gobierno no atiende las necesidades reales y urgentes del sector. “No hay un plan de qué va a pasar con todos los créditos que en este momento están vencidos. Cómo las mipymes van a acceder a nuevos financiamientos con uno o dos años de gracia para inyectar dinero que les permitan comprar materia prima, productos terminados y reactivar la economía. Hoy, para obtener algún crédito analizan al sector que dejó de trabajar dos años como si fuera que estuvo trabajando siempre en forma normal”. Cuestionó además la inexistencia de medidas vinculadas a política monetaria. En tal sentido, recordó que actualmente el sistema financiero privado no tiene incentivos para realizar préstamos, al menos a tasas bajas. “Necesitamos otras cosas como por ejemplo que el BCP reduzca las tasas para que el sector financiero vuelva a tener interés en prestar, y sacar créditos verdaderos. Se sigue proyectando entre cuatro paredes sobre una creencia que solo ellos saben de cómo está la economía. Siguen sin consultarnos cuál es la realidad del mercado”, enfatizó Tavella, quien acotó que urgen otras medidas más focalizadas y el involucramiento de los sectores más afectados.

Medidas

El gobierno dio a conocer las medidas de recuperación económica a ser implementadas desde este segundo semestre del año.

Inversión

En inversión pública se prevé inyección de US$ 1.110,9 millones. Para vivienda (US$ 31,9 millones), vial (US$ 413,9 millones) y agricultura (US$ 15,1 millones), etc.

Clave

Las decisiones que se adopten en lo que resta de 2022 serán clave para que la economía siga su proceso de recuperación.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.