Las 23 “niñeras” de Víctor Bogado

Un total de 23 senadores del Partido Colorado, del Partido Liberal y del Partido Unace, se encargaron de blindar a Víctor Bogado, pero: ¿Quiénes son esos parlamentarios y cuáles son sus antecedentes? Conozca un poco más de cada uno de ellos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TEHXZTMBP5GAVLN4WFC4XZRFME.jpg

PARTIDO COLORADO

Nelson Aguinagalde
Gustavo Alfonso
Enrique Bachetta
Víctor Bogado
Óscar González Daher
Mirta Gusinky
Juan Darío Monges
Carlos Núñez
Julio Quiñónez
Silvio Ovelar
Óscar Salomón
Julio César Velázquez

PARTIDO LIBERAL

PUBLICIDAD

Zulma Gómez
Enzo Cardozo
Emilia Alfaro
Blanca Fonseca
Julio César Franco
Blas Llano
Fernando Silva Facetti
Luis Alberto Wagner
Ramón Gómez Verlangieri

UNACE

José Manuel Bóveda
Jorge Oviedo Matto

Jorge Oviedo Matto es uno de los que está siendo investigado por la Fiscalía por posible tráfico de influencia. El mismo tiene una supuesta “protegida” que trabaja en el Senado, Ninfa Gamarra, quien además de su salario en Senado percibe pensiones graciables.

Además tiene trabajando en el Senado a cinco parientes suyos y el mismo admitió el hecho diciendo: “cinco nomás metí”

La nómina la componen  sus hermanas Mirtha Alicia Oviedo de Brugada y Lidia Oviedo, también está su sobrina Aramí Brugada Oviedo. Se suman a la parentela su cuñada y el primo de su esposa, Paola Karina Torales Belotto. Se trata de Lilian Stella Torales Belotto y Carlos Luis Belotto Blanco. En este clan familiar, perciben salarios de entre poco más de 2 y más de 15 millones de guaraníes.

Oviedo Matto estuvo salpicado en el escándalo de la compra de 5.700 hectáreas de tierra por las que el Indert pagó G. 46.000 millones a la firma San Agustín, de la cual el padre del senador, Lidio Oviedo Moreno, es accionista. La compra de estas tierras se dio bajo la presidencia del liberal Federico Franco y cuando los liberales buscaban el apoyo del Unace para las elecciones del pasado 21 de abril.

Oviedo Matto ya había anticipado que votaría en contra de sacarle sus fueros a Víctor Bogado, porque “todos tenemos techo de vidrio”. Así lo concretó y fue uno de los 23 que blindaron a Víctor Bogado.

Otro del Partido Unace que apoyó a Bogado, es José Manuel Bóveda, quien antes de las elecciones había dicho que no podría evitar la compra de votos y por eso aconsejó a los de su partido aceptar el dinero.

El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) perdió algunos escaños en las últimas elecciones, aunque logró meter en el Senado un grupo de 13 legisladores. Sin embargo, estos no representan exactamente la oposición al actual Gobierno y tampoco dejan de apoyar a los colorados. Así fue que nueve de los trece votaron en contra del desafuero a Víctor Bogado. 

Zulma Gómez, además de jactarse de ser, junto con el senador Blas Llano, la artífice del juicio político contra Fernando Lugo (junio de 2012), es una legisladora cuyo nombre obra en una denuncia fiscal por intento de estafa a la Itaipú.

La misma tiene a varios parientes en la función pública, según se pudo constatar con las nóminas. El caso más grotesco es el de la “cocinera de oro”, cuyo nombramiento Gómez admitió haber operado.

Otros que apoyaron a Bogado son Emilia Alfaro de Franco y Julio César Franco, quienes forman parte de un clan que está conformado por al menos ocho personas más entre hijos, hermanos, sobrinos y cuñadas.

Fernando Silva Facetti fue presidente del Instituto de Previsión Social y durante su administración contrataron a 200 llanistas que posteriormente fueron nombrados. Además es investigado por la Fiscalía por supuesta lesión de confianza y daño patrimonial por la suma de 8.000 millones de guaraníes durante su mandato en IPS.

Otro liberal investigado por autoridades fiscales es Enzo Cardozo, quien durante su administración como ministro de Agricultura y Ganadería supuestamente entregó G. 55.000 millones, pero aparentemente la ONG no recibió el dinero.

En los casos de Silva Facetti y Cardozo, es evidente el porqué de su apoyo a Bogado, ya que ambos están actualmente bajo la lupa fiscal.

El senador Ramón Gómez Verlangieri, admitió que anteriormente su hijo trabajaba para la función pública, pero aclaró que su contrato feneció en diciembre del año pasado. Además su esposa María Delia Gómez, está siendo investigada por un supuesto doble cobro de salario en instituciones del Estado.  Verlangieri reivindicó días atrás su derecho de contratar a todos los parientes que quiera.

La liberal Blanca Fonseca, tiene a cuatro de sus hermanos trabajando en instituciones del Estado y fue una de las que votó contra el desafuero, a pesar de que propuso la creación de una comisión bicameral para investigar los casos de tráfico de influencia. 

Otros dos que cubrieron las espaldas al colorado cuya niñera tenía doble remuneración, fueron Blas Llano y Luis Alberto Wagner.

La cereza de la torta colorada que votó contra el desafuero es probablemente Silvio “Beto” Ovelar, el senador “trato apu’a”, que fue filmado comprando cédulas de sus oponentes antes de las elecciones del pasado 21 de abril y a pesar de ello es un “honorable” parlamentario.

Ovelar tiene a al menos 38 parientes en la función pública, y además admitió haber usado sus influencias para lograr ese número. Otra de sus hazañas fue maltratar a la actual ministra de Educación Marta Lafuente, hasta el punto de golpearle la mesa para exigirle que nombre a sus correligionarios en cargos de directores.

Víctor Bogado, votó por supuesto en contra de su propio desafuero. Bogado está siendo investigado por la Fiscalía por el caso de la Niñera de Oro, Gabriela Quintana, quien cobraba dos remuneraciones, una en Diputados y otra en Itaipú.

¿Y qué puede esperarse de un legislador que desde el inicio negó la nómina de funcionarios de la Cámara Alta? Nada más y nada menos que el propio presidente del Senado, Julio César Velázquez, quien en el 2011 llegó a tener un cupo de 50 salarios para personas que se desempeñaban en la ANR.

Enrique Bacchetta, arremetió en tono amenazador contra la Fiscalía reiterando una y otra vez que los fiscales “dejan mucho que desear”, respecto a la imputación contra su par Bogado. Bacchetta es el mismo a quien una fiscal agradeció públicamente por haberla “ayudado” para su nombramiento como agente.

Bacchetta forma parte del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y fue acusado ante Cartes por la Coordinadora de Abogados del Paraguay, de mantener siempre sus privilegios en la estructura judicial.

El voto de Juan Darío Monges también fue a favor de Bogado. Días atrás Monges se manifestó en contra de la creación de una Comisión Bicameral de Investigación que se encargue de los casos de nepotismo y tráfico de influencia.

Monges ya fue diputado y también ministro de Justicia y Trabajo y en este último cargo también tuvo cuestionamientos. 

Además, en agosto pasado Monges, representante de Paraguari,“advirtió” a James Spalding con no otorgarle el voto de confianza para que asuma al frente de la Itaipú, por “cerrase a los pedidos de intendentes y gobernadores”. Monges además tiene a su hijo Juan Monges trabajando en la función pública. 

Nelson Aguinagalde es otro que conoce de trámites de investigación, pues el año pasado la Fiscalía descubrió que varias obras que figuran como terminadas bajo su administración como gobernador de Alto Paraná, en realidad no lo estaban.

Julio “Pichín” Quiñónes empresario del transporte y exgobernador de Cordillera respaldó a su correligionario. Quiñones había sido acusado de dejar una gobernación rapiñada en Caacupé. Otros que votaron a favor de Bogado son Gustavo Alfonso, Óscar Salomón y Mirta Gusinky.

A pesar de ser uno de los que anunció que se conformaría una comisión para investigar los casos que surgieron a partir de la publicación de las nóminas, Carlos Núñez Agüero, fue uno de los que se opuso a que Víctor Bogado se quede sin fueros. Agüero, tiene a su hermano trabajando en el Senado.

Finalmente una de las figuras del Partido Colorado, Óscar González Daher, quien tiene a diez de sus más fieles hurreros y operadores políticos en el Senado, también favoreció la impunidad. Daher, fue denunciado años atrás por la tenencia de un automóvil mau.

 El mismo también fue empañado por el escándalo del cobro de sueldos de funcionarios fantasmas, del que se encargaba su secretaria, Alelí Silva.

La Fiscalía además le abrió un proceso por evasión de impuestos, a lo que Daher decía que no era un delito.

Como se puede notar, varios de los que hoy blindaron a Bogado, conocen muy bien la lupa de la Justicia, aunque lastimosamente en la mayoría de los casos no se les pudo seguir investigando a raíz de los fueros que tienen.

Lesión de confianza, evasión de impuestos, daños patrimoniales y posibles casos de nepotismo o tráfico de influencias, son los hechos relacionados a estos parlamentarios que hoy, negaron a la Justicia la posibilidad de hacer su trabajo.

 

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD